LA CIUDAD Y EL TIEMPO

ciudad-1por Gisel García González / foto Rafael Martínez Arias

Las nubes quedaron exhaustas allí donde permanece una llama que no vacila, un monumento a la epopeya apenas dibujado en la noche. Sorteando los espejos espero ese encuentro con la memoria, como la Chabela de la escritora María Elena Llana, retornando cinco siglos hacia Isabel de Bobadilla; y al cerrar los ojos escucho como mi ciudad respira.

Estas losas y estas avenidas no eran más que una selva noble, alejadas de las orillas del “bibiribi”, cual bautizara la poetisa Úrsula de Céspedes al río cuyas aguas bañan los orígenes de la nación cubana. El aliento de la tierra dormida tiene un clamor de himno de guerra, un eco de hombres a caballo, disparos y un tremolar de banderas. Seguir leyendo LA CIUDAD Y EL TIEMPO

Anuncios