Archivo de la categoría: Familia

Responsabilidades compartidas

139-aprender-a-compartir-las-tareas-del-hogar-1La campaña de la Organización de Naciones Unidas para que medios de prensa de todo el planeta levanten sus voces frente a la violencia contra la mujer prevé este año jornadas de activismo, a partir del venidero 25 de noviembre hasta el 10 de diciembre.

Como resultado de siglos de ardua lucha a favor de la plena igualdad de hombres y mujeres, las féminas se han ido incorporando al espacio público y el mercado laboral, pero la sociedad está siendo extremadamente lenta en responder, con los cambios necesarios para acompañar este proceso. Seguir leyendo Responsabilidades compartidas

Anuncios

Mujeres de barro y sol

Las historias de Marlen Ramírez Moreno y Adelis Ramírez Rodríguez, se suman a las de tantas cubanas que festejan este 23 de agosto el aniversario de la Federación de mujeres cubanas
Las historias de Marlen Ramírez Moreno y Adelis Ramírez Rodríguez, se suman a las de tantas cubanas que festejan este 23 de agosto el aniversario 55 de la Federación de Mujeres Cubanas

Por Gisel García González

Mujer de barro soy, mujer de barro:
pero el amor me floreció el regazo.

“LA MUJER HA ENCONTRADO LA LIBERTAD EN EL SOCIALISMO, PERO LA LIBERTAD NO SÓLO SIGNIFICA AUSENCIA DE PRESIONES, SINO LIBERTAD DE DECIDIR”, EXPRESÓ VILMA ESPÍN EN LA SECCIÓN “A DEBATE” DEL PERIÓDICO JUVENTUD REBELDE EN AGOSTO DE 1984.

Cual despertador matutino de sus propios gallos, se les puede oir ajetreadas arreglar el hogar y los hijos antes de salir al surco y desde él presenciar la salida del sol cada jornada. Cuidar los campos, las abejas, los animales, coronarse con la naturaleza, confundirse con ella o establecer un diálogo, aparentemente de locos, con sus fieles amigos cuadrúpedos, más que experiencias cotidianas de la mujer rural cubana es magia de hada. Seguir leyendo Mujeres de barro y sol

Adultos en miniatura

Por GISEL GARCÍA GONZÁLEZ

Niña maquillándoseDesde el borde de la cama me mira una señorita estrafalaria, entre artista de circo o payasita, a falta de vestidos a medida optó por bufandas y pañuelos, ciertamente parte del contenido del joyero, calzado alto y el resultado de imitar el ritual cotidiano de su madre con esas cajas de colores, con las que no entiende porqué, no la dejan jugar, si se parecen a sus acuarelas.

Todas las mujeres lo hicimos alguna vez cuando éramos niñas y desfilamos ante los adultos, alardeando de la travesura, pero, ¿qué ocurre cuando ese juego inocente se transforma en una práctica? Seguir leyendo Adultos en miniatura