Ni sueños muy grandes, ni soñadores pequeños

Fotos Luis Carlos Palacios e Internet

niño cubriéndose los ojos“Lo mejor y lo más bonito de esta vida no puede verse ni tocarse, debe sentirse con el corazón”.

Hellen Keller

ESTE DOMINGO CUBA CELEBRA EL DÍA DE LOS NIÑOS, OPORTUNA OCASIÓN PARA DESTACAR LOS ESFUERZOS QUE SE REALIZAN EN LA ISLA EN FAVOR DEL PLENO BIENESTAR DE LOS PEQUEÑOS.

Cierra los ojos, tápate los oídos e intenta imaginarte el mundo sin esos dos sentidos, siente que la luz del sol no es la única cálida caricia, siente, además, el arrullo del viento. Primero será una sensación de inmensa paz para las hastiadas pupilas y los oídos dañados por el ruido, un preludio del sueño, quizás.

Imagínate tu mundo, eternamente, sin esos dos sentidos, haber nacido sin ellos, sentirte temeroso hasta de tus propios pies, de la brisa que tanto valoras, de la luz.

En el Proyecto de atención educativa a niños, adolescentes y jóvenes sordociegos, radicado en la escuela especial Ernesto Guevara, de Bayamo, en la suroriental provincia de Granma, Virgen, José, Luis y otros, emplean sus manos como tímidas alitas, siempre delante, ahora con menos recelo, lentamente ganan en habilidades y superan el temor.

La sordoceguera es una discapacidad que implica pérdida significativa o total de la audición y la visión. La percepción del mundo se encuentra entonces distorsionada, requiere ayuda para interpretar las experiencias sociales, no se perciben o integran los estímulos, ni se da respuesta a estos, no hay comunicación verbal, visual, ni lenguaje.

Los niños con sordoceguera desarrollan el tacto, el gusto y el olfato, los cuales con una estimulación oportuna pueden convertirse en fortalezas para el desarrollo integral y la conexión con la sociedad; por tanto, el objetivo principal de su educación es conectarlo con la realidad y propiciarle la comunicación.

“El optimismo es la fe que conduce al éxito. Nada puede hacerse sin esperanza y confianza”.

Los  niños con sordoceguera desarrollan el  tacto, el gusto y el olfato, los cuales con una  estimulación  oportuna  pueden  convertirse  en  fortalezas  para  el desarrollo integral y la  conexión con la sociedad
Los niños con sordoceguera desarrollan el tacto, el gusto y el olfato, los cuales con una estimulación oportuna pueden convertirse en fortalezas para el desarrollo integral y la conexión con la sociedad

La práctica educativa cubana, con la colaboración de instituciones y organizaciones internacionales, evidencia que estos niños poseen potencialidades para aprender y necesitan apoyo y ayudas específicas de la escuela, la familia y la comunidad para llegar a una óptima comunicación con el medio.

Con una significativa incidencia de casos, Granma constituye una de las provincias pioneras en la atención educativa a pequeños y jóvenes con esta limitación y cuenta con una docena de profesionales especializados en la enseñanza.

“La orientación inicial es hacia la familia. Sus miembros deben establecer las primeras formas comunicativas, a través del afecto y las relaciones de empatía, para conocer el significado de un grito, un sollozo”, explica Elena Roblejo Reyes, especialista en logopedia.

“Esa es tal vez la actividad fundamental, prepararlos y demostrarles, no solo cuales son los logros de sus hijos, sino las potencialidades, para que el apoyo sea favorable”.

La primera palabra que Idalia Alonso Zamora escuchó decir a Luis Ángel Frómeta García, fue bombo; habían trabajado con el instrumento para estimular los restos auditivos, pero no imaginó que el joven fuera a articular: “bombo, dijo, y yo no cabía en la ropa de la satisfacción”.

“Luego del diagnóstico de los audiólogos concebimos estrategias con el fin de desarrollar en ellos la percepción auditiva y eventualmente el lenguaje. En principio trabajamos con instrumentos musicales que los niños asocian y reproducen, entre otros medios tecnológicos”.

Separar los pies del suelo, perder ese imprescindible contacto con la tierra, suponer amenazado el equilibrio que tanto trabajo les cuesta, convierte algo tan divertido para los infantes como el columpio en una inimaginada fuente de pavor, sin embargo, Oraidis Espinosa lo trastoca en una herramienta de la estimulación sensorial.

“En este proceso me propongo asociar, unificar, organizar todas las sensaciones, porque generalmente interpretan estas como algo agresivo; que nos golpee el aire al caminar es natural, pero para ellos puede constituir una agresión; ayudarlos a convivir con el medio ambiente e incluso con las reacciones de su propio cuerpo es mi objetivo”.

Al principio ella los sostenía, sobre sus piernas, un brazo alrededor de sus cinturas, las manos apoyadas en las suyas, la confianza al fin ganada sobre la constante alerta de daño, el columpio oscila; ahora no necesitan mayor empuje que sus pies y el viento, ahora sonríen.

“Todos son distintos y como tal hay que tratarlos: Luis Ángel disfruta los espacios abiertos, al sol; a Virgen la seduce la música, le gusta que le canten. El universo sensorial es infinito: el golpe de una puerta, una lata que suene, otra que pese, una vacía, el papel estrujado”.

Cuando la rehabilitadora Yunitza Mariño Arévalo comenzó esta actividad se desarrollaba empíricamente y luego de las consultas con el fisiatra se determinaron los tratamientos, incluyendo durante cuatro años equino e hidroterapia.

“Aunque aparentemente pequeños, los resultados se van acumulando con los años, conseguimos la socialización de los niños, mayor movilidad de todos los segmentos de su cuerpo, lo cual contribuyó a la orientación y logro de hábitos motores para el proceso de autoayuda: vestirse, bañarse, comer.

“Usted le pone las medias en las manos y ellos se calzan, no montan bicicleta, pero dan sus pedalazos en la estática del salón, no logran verse en el espejo pero saben donde está y que es”.

“Mucha gente se hace una idea equivocada sobre la verdadera felicidad. No se consigue satisfaciendo los propios deseos, sino siendo fieles a un cometido que merezca la pena”.

La parcial independencia de José Cortez Almánzar enorgullece a su maestro Luis López Pompa: “era un pequeño de 7 años sin instrucción anterior ni autovalidismo que solo se mantenía estable sentado; su progreso es considerable, principalmente en el área de autoayuda. “Orientamos a la familia para trabajar en conjunto y que él continuara las actividades, hoy es o levántate y él lo hace.

“Desde el punto de vista humano este es un trabajo de mucha paciencia, porque lo que uno quiere lograr en un día, no puede hacerlo, a veces un movimiento, un gesto constituye un logro, que ellos adquieran cualquier habilidad, incluso a muy largo plazo constituye el premio más grande a nuestra dedicación”.

Virgen Matos Sosa, la alumna de Concepción Zaldívar Calzado, es la niña consentida de la escuela, quizás por ser una de las más pequeñas, sus padres al principio fueron permisivos y su madre debió permanecer en el centro más del tiempo necesario para su adaptación.

“Es extraordinariamente cariñosa y sorprendentemente vanidosa y comunicativa, ya conocemos sus gestos y cada demanda o solicitud, como cuando le extiende la mano a la cocinera pidiendo café; antes agredía a otras personas y a ella misma, incluso tenía tratamiento para esas crisis, pero ya no lo necesita, aún nos restan muchas posibilidades que explorar”, afirma Concepción.

El proyecto de atención educativa en Granma inició en octubre de 1999, a pesar de que la primera aula del país se abrió con ocho niños sordociegos, con Síndrome de Usher (trastorno genético) en el territorio en el 94, no obstante, la intencionalidad ha aumentado en los últimos años.

“Por entonces, solo existían 129 profesionales capacitados en toda Cuba, hoy no solo hemos superado con creces esa cifra, sino que se cuenta con un programa de atención social a personas sordociegas, una metodología del sistema educativo y programas para la atención al currículum funcional de estos estudiantes, explica Rafael Aguilar Tamayo, fundador del proyecto y coordinador del programa de atención social a personas sordociegas en Granma.

“De los doce integrantes del grupo en la provincia, una decena son máster en Ciencias de la Educación, cuyos resultados científicos han sido presentados en los eventos de Pedagogía y su experiencia se ha socializado en naciones como Venezuela, además tres de ellos recibieron la distinción Por la Educación Cubana”.

La sensibilidad, paciencia y dedicación emana de los rostros y contagia, para ellos siempre hay tiempo suficiente, sin renuncias, para dibujar letras en las palmas de las manos, para sostener sueños en los columpios, cual lo hiciera en el siglo XIX, Anne Sullivan, la maestra de Helen Keller, cuyas frases sirven de epígrafes a este artículo.

Entonces permítanme parafrasear sus pensamientos: abre los ojos y utiliza los ojos como nunca, que todo lo que sientes se convierta en algo querido para ti, que los ojos toquen y abracen cada objeto que entrase en el radio de tu visión. Y luego, por fin, verás de veras y un nuevo mundo de belleza se abrirá ante ti.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s